Grasa Localizada

La Grasa Localizada es un factor que suele preocupar a los pacientes de la Clínica Dr. Vladimir Rovira.

Para este tipo de Tratamientos Corporales utilizamos varias técnicas como lipolíticos inyectados o ultrasonidos focalizados de alta intensidad.

grasa localizada - Tratamientos Corporales

Los pacientes que no quieran someterse a un tratamiento invasivo como puede ser una liposucción y no tienen grandes cantidades de grasa que eliminar pueden hacer una serie de tratamientos mínimamente invasivos, que realizamos en la consulta de manera ambulatoria.

 

Que además dan resultados excelentes a la hora de eliminar la grasa localizada de la parte del cuerpo que te incomoda.

 

Los lipolíticos inyectados actúan directamente por contacto químico con la materia grasa, mientras que los ultrasonidos de alta intensidad con el sistema Ultraformer III lo hacen mediante energía.

Eliminación de la Grasa Localizada

El procedimiento de eliminación de la grasa localizada consiste en la eliminación de adiposidades localizadas de pequeña o mediana dimensión.

Se trata a través de infiltraciones directas en el tejido adiposo a través de agujas específicas que inyectan una solución acuosa micro-gelatinosa, biocompatible y totalmente reabsorbible que provoca la destrucción de las células adiposas en el área tratada.

La eliminación se hará a través del sistema linfático.

Es un tratamiento indicado tanto para mujeres como para hombres.

Las zonas que tratamos con lipolítico inyectado son el abdomen, los flancos, la cara interna de muslos, las rodillas y los brazos, obteniendo excelentes resultados.

Dependiendo del área tratada y de la cantidad de grasa de cada paciente, las sesiones requeridas suelen oscilar entre las 3 y las 10 para obtener resultados definitivos.

La zona de la papada suele causar muchos complejos entre los que la padecen bien por exceso de peso o por causas genéticas. Para disminuir la acumulación de grasa en la zona submentoniana, recomendamos Utraformer III. Se trata de un sistema válido tanto para reducir la grasa como para tensar los tejidos.

Los inyectables, en cambio, se infiltran localmente con una aguja muy fina en la grasa subcutánea de la papada. Así destruyen de forma segura y eficaz los adipocitos en la zona.

Según el volumen de la papada y las expectativas del paciente, se necesitan de 2 a 4 sesiones, separadas entre sí, unas 4 semanas. 

Con los inyectables puede presentarse una ligera o moderada inflamación los primeros días y algún pequeño hematoma. En cambio los ultrasonidos focalizados Ultraformer III no suelen dejar marcas.